Viaje 8 Dias Por Marruecos

Dia 1;Rabat

Recogida en el aeropuerto, Riad o lugar donde nos indiquéis y salida hacia directamente hacia Fez la más antigua, rica, cultural, religiosa, espiritual y misteriosa de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, donde podréis ver que no ha sufrido el paso del tiempoCena y Alojamiento

Día 2: Fez – Fez :

Hoy nos dedicaremos todo el día a visitar esta gran ciudad, la más antigua, rica, cultural, religiosa, espiritual y misteriosa de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, donde podréis ver que no ha sufrido el paso del tiempo.

La medina de Fez se tiene que visitar sin prisas, por algo es la mayor del Magreb, perderte por sus callejuelas laberínticas es el encanto de esta medina, pero para apreciar esta ciudad hay que recorrerla de día y luego al atardecer ya que cambia totalmente, durante el día es una ciudad bulliciosa llena de gente deambulando por los comercios, comprando o solo observando, per al atardecer adquiere otra velocidad, es mucho más relajada menos agobiante.

Su medina es un laberinto de calles estrechas con casas, comercios y talleres que comprende más de 150 barrios, y cada uno de ellos tiene su mezquita, su escuela coránica, su panadería etc…

Fez oculta entre sus muros de abobe palacios, mansiones, mezquitas y jardines que son como remansos de paz que sobreviven entre el jaleo de sus calles, por este motivo al pasear se ha de observar bien cada portón porque si esta entreabierto os podéis llevar la grata sorpresa de que dentro encontréis un mundo diferente.

Los monumentos más conocidos son la Mezquita de Moulai Idris (del siglo IX, reconstruida en el XIII), la tumba del fundador de la ciudad, la mezquita Qarawiyin (fundada en el año 859 y ampliada hasta el siglo XIII), la medersa Bu’ Inaniyya, una residencia para estudiantes del Corán que fue construida en 1355 y la mezquita de los andaluces (fundada en el 860 y ampliada en el 1200).
Primero, antes de sumergirse en la vorágine de la ciudad, hay que apreciarla en su conjunto, y para ello verla desde sus múltiples miradores. Desde allí vais a observar el entramado de la ciudad, las tapias de las casas, la penumbra de sus calles, el color pastoso de sus casas, que han quedado ancladas con su fisonomía desde su fundación. Lo único que desentona con la ambientación de siglos pasados son las antenas de Tv y las parabólicas. Todo lo demás, es de época total.

Cena y alojamiento en el Riad

Dia 3 : Fez – Bosque del cendro – Valle del ziz – Merzouga :

Hoy después de un buen desayuno Marroquí saldremos dirección el desierto de Merzouga, cruzaremos por las montañas del Medio Atlas donde nos esperan paisajes y tierras inhóspitas llenas de vida e historias lo que nos permitirá observar el paisaje, tomar foto y pararnos en los lugares que merecen la pena visitar, atravesaremos la localidad de Ifrane a la que todo el mundo conoce como “La Suiza Marroquí” de carácter alpino sobretodo europeo con sus casas de tejados inclinados, nada que ver con la arquitectura tradicional de Marruecos. Debido a su altitud (1630 metros) está rodeada de árboles y lo que más impacta es la naturaleza que rodea esta pequeña ciudad, en concreto el Parque Nacional el cual merece una parada para visitar a uno de los habitantes más interesantes, el mono de Berbería que sobrevive como puede en estos extensos bosque de cedros, el paisaje comienza a cambiar de nuevo dejando atrás los árboles y su verdor y se convierte en un paisaje árido pero que consigue atraparte, haremos una parada en Midelt para comer, nuestra ruta continuará a través del Valle del Ziz una lengua de palmeras que se pierden entre la lejanía y que recorre el curso del río, unas 9000 palmeras sucedidas de Kasbah es todo un tesoro escondido en marruecos sobre todo para todos los amantes de la naturaleza es un placer poder admirar la inmensidad de la montaña y la erosión que con los años han producido las aguas que antiguamente llegaban desde el Alto Atlas con gran fuerza. El contraste del verde de las palmeras con la tierra roja de las montañas y las pequeñas casas típicas bereber de color ocre que están a los largo de este valle y que se acomodan en un espectacular paisaje que no nos podemos perder.

Podremos ir notando que el paisaje va cambiando y que poco a poco la arena del desierto nos da la bienvenida haciendo acto de presencia en pequeñas duna a medida que nos acercamos a Merzouga, llegaremos al Riad situado a los pies del desierto de Erg Chebbi donde nos estarán esperando para tomar un té de bienvenida mientras descansamos y nos preparan los camellos que nos llevarán a los pies de la Gran Duna, durante el trayecto de una hora y media podremos ir tomando fotografías, una experiencia que sin duda alguna os gustará. Al caer la noche podréis ver que el desierto toma un color muy diferente y el tiempo cambia ya que refresca bastante dependiendo de la época que vayáis. A ritmo de los timbales cantando y tocando nos servirán la cena, y como no la gran hoguera nos hará compañía hasta la hora de irnos a dormir. Así que sin ninguna preocupación lo mejor es disfrutar de esta noche mágica y auténtica bajo el cielo estrellado del desierto.Cena y alojamiento en jaima nomada

Dia 4: Merzouga – Tour de dunas –  Merzouga.:

Sin ninguna duda uno de los mayores espectáculos del desierto es ver cómo amanece, así que hoy toca levantaros pronto para contemplar el maravilloso amanecer, no hay que perderse ver los cambios de colores que las dunas van tomando a medida que el sol sale por el horizonte. Un espectáculo visual que no vais a olvidar.Los camellos nos esperan para volver al Riad y darnos una buena ducha y un desayuno tradicional marroquí y seguir haciendo un recorrido por el corazón del desierto para gozar la magia que nos ofrecen las dunas, su paisaje y sobretodo la vida de los nómadas en el desierto, una vida sencilla y que seguro os gustará poder relacionaros con los nómadas.

Pasaremos por el lago o Dayet Srji (lago de los Flamencos), depende el invierno suele ser más o menos agua y donde muchas aves a hibernar, principalmente los flamencos, pasaremos por Khamlia  donde haremos una parada (pueblo de los negros) con una población de 334 habitantes de etnia Gnaoua y bereber, originarios del África negra se desplazaron al Sáhara donde empezaron a asentarse junto con nómadas bereber, su gente es cálida amable y tranquila, y debido a su cultura, la música forma parte importante en ellos, khamlia les invitará a disfrutar de su hospitalidad, a tomar una taza de té y a escuchar la música Gnaoua descansando en el maravilloso paisaje del desierto entre dunas, nuestra ruta sigue entre las dunas (por donde pasa el París-Dakar), para conocer alguna de las familias seminómadas que viven en la zona en este mar de arena y piedra, toda una aventura que podréis disfrutar cada segundo ¡!!, regresaremos al hotel a media tarde donde tendremos tiempo de descansar a los pies del desierto.

Cena y alojamiento en el Hotel

Dia 5: Merzouga – Garganta del todra – Valle del dades – Ouarzazate :

Sin ninguna duda uno de los mayores espectáculos del desierto es ver cómo amanece, así que hoy toca levantaros pronto para contemplar el maravilloso amanecer, no hay que perderse ver los cambios de colores que las dunas van tomando a medida que el sol sale por el horizonte. Un espectáculo visual que no vais a olvidar.

Los camellos nos esperan para volver al Riad y darnos una buena ducha y un desayuno tradicional marroquí, nuestra aventura continua  haciendo una parada en Rissani muy famoso por su mercado, esta ciudad muestra con dignidad y se orgullece de ser la última escala comercial antes del desierto, la atmósfera que se respira paseando por los zocos de Rissani no se encuentra en ningún otro lugar de Marruecos, una penumbra debido a las techumbres que filtran los rayos del sol , una explosión de colores y olores que sobresalen a la combinación de las especias tan conocidas.

Seguiremos hacia las Gargantas del Todra de más de 100 metros de altura, con sus casas excavadas en la piedra, un lugar mágico de paredes rocosas verticales  provocadas por la erosión del agua y el aire durante siglos, un lugar perfecto para los escaladores. Rodeado por un rio de poco caudal pero de agua cristalina podremos gozar de esta parada hasta la para dar un paseo tranquilamente. Seguiremos hacia Ouarzazates por la interesante Ruta de las Mil kasbahs, son unas curiosas ciudadelas fortificadas y construidas con adobe, estas soberbias edificaciones se encuentran totalmente integradas con el paisaje e incluso alguna de ellas muestran elevadas torres y muros decorados de origen beréber que en ocasiones aparecen silueteados en color blanco.

Seguiremos hacia el Valle de las Rosas muy conocida por el cultivo masivo de las rosas, donde descubriremos un paisaje impresionante, la naturaleza en su estado vivo y con sus colores armoniosos e impresionantes hacen de este Valle un paisaje digno de admirar, seguiremos nuestro camino hacia el Palmeral de Skoura con más de 700.000 palmeras destaca como un importante enclave de verdor y de vida en esta árida meseta, la gran concentración de kasbahs se disemina por todo el oasis y sus inmediaciones, una parada que merece ser visitada donde emana una belleza especial y donde parece que el tiempo se ha detenido a otras épocas, llegaremos a Ouarzazate donde haremos noche.
Dia 6: Ouarzazate – Ait Ben Haddou – Telouet-Marrakech:

Ouarzazate considerada como la puerta del gran desierto ya que es el punto intermedio que une las montañas y el desierto, llamada también el Hollywood de Marruecos, ya que por su situación es el entorno perfecto para grabar películas por su entorno de tierras áridas. Uno de los encantos es su medina, la parte antigua de la ciudad con sus múltiples callejuelas llenas de vida y la plaza central convertida en un lugar fantástico para disfrutar de la vida cotidiana de su gente. También un punto fuerte és la kashba de Taourirt que podremos visitar, un palacio fortificado donde perderse en sus estancias conectadas por laberínticos pasillos y escaleras es una gozada. Desde lo alto de sus torres tenemos una vista panorámica e impresionante de la medina.

Continuaremos por la interesante Ruta de las Mil kasbahs, son unas curiosas ciudadelas fortificadas y construidas con adobe, estas soberbias edificaciones se encuentran totalmente integradas con el paisaje e incluso alguna de ellas muestran elevadas torres y muros decorados de origen beréber que en ocasiones aparecen silueteados en color blanco.

Seguiremos hacia el Valle de las Rosas muy conocida por el cultivo masivo de las rosas, donde descubriremos un paisaje impresionante, la naturaleza en su estado vivo y con sus colores armoniosos e impresionantes hacen de este Valle un paisaje digno de admirar, seguiremos nuestro camino hacia el Palmeral de Skoura con más de 700.000 palmeras destaca como un importante enclave de verdor y de vida en esta árida meseta, la gran concentración de kasbahs se disemina por todo el oasis y sus inmediaciones, una parada que merece ser visitada donde emana una belleza especial y donde parece que el tiempo se ha detenido a otras épocas,tomaremos dirección a Ait Ben Haddou, el ksar de los mejor conservados y que goza del status de Patrimonio de la Humanidad, declarado por la UNESCO, sus viviendas de adobe muy ornamentadas se aglutinan dentro de una fuerte muralla defensiva y reforzada por torretas, esta espectacular kasbah, construida con barro y piedras se mantiene milagrosamente en pie como en el tiempo en que estuvo habitada, elevada sobre una colina y rodeada por el paisaje desértico del Anti Atlas es sin ninguna duda uno de los lugares más mágicos de Marruecos.

Por la tarde continuaremos hacia Marrakech por el puerto de montaña  donde gozaremos de los paisajes extraordinarios que nos ofrecen estas montañas, los colores cambian de naranjas a verdes, los arcenes de las carreteras ocupados por vendedores y un paisaje digno de ver, cruzaremos el paso de montaña Tizi’n Tichka, el punto más alto de esta ruta con 2.260 mts de altura.

Llegada a Marrakech a media tarde

Dia 7: Marrakech – Marrakech :

Sin ninguna duda una buena manera de conocer esta ciudad es sumergirte en el bullicio de la  plaza jemaa el Fna y percibir un salto en el tiempo totalmente diferente a la civilización europea, la bella ciudad es una mezcla seductora, envolvente, mágica y sensual ya que solo con pasear por sus pequeñas callejuelas nos enamora.

Os recomendamos visitar:

  • Jardines de la Menara, espejo del Paraíso musulmán en la tierra, este apacible jardín es especial para pasear y su encanto principal se encuentra en la zona central, en torno a un enorme estanque artificial, las leyendas cuentan que estos jardines eran utilizados por los sultanes para sus citas amorosas.
  • Las tumbas Saadíes, uno de los lugares más visitados de Marrackech, fueron abiertas al público en 1.917 año en que fueron descubiertas. En el mismo jardín se pueden ver más de 100 tumbas decoradas con mosaicos, en ellas se encuentran enterrado los cuerpos de los sirvientes y guerreros de la dinatía saadí.
  • El palacio de la Bahía, es un palacio y conjunto de jardines construido con la intención de ser el palacio más grande de todos los tiempos y residencia del antiguo visir, incluye un patio decorado con estanque central y rodeado de habitaciones.
  • La Koutobia, uno de los monumentos más representativos de la ciudad, destaca por su alminar de 69 metros de altura, el edificio más alto de la ciudad.
  • Jemaa El Fna, te va a sorprender por sus enormes dimensiones a pesar de estar situada en el centro de la medina, un verdadero entramado de callejuelas y pasadizos, te sorprenderá cuando la plaza cambia totalmente de escenario por el día un fabuloso zoco y por la noche se convierte por la noche en un enjambre de chiringuitos donde la gente se agolpa para cenar. Cena y alojamiento.

Alojamiento en un hotel según categoría de hotel seleccionada.
Dia 8: Marrakech – Aeropuerto :

Tiempo libre hasta la hora acordada para realizar el traslado al aeropueto segun la hora del vuelo y fin de nuestros servicios.